El pequeño Nicolás: la voz infantil convertida en éxito editorial

Libro infantil: El pequeño Nicolas

Cuando un libro infantil supera la cifra de 10 millones de ejemplares vendidos en más de 30 países, no cabe duda de su trascendencia cultural. Es el caso de El pequeño Nicolás (Le petit Nicolas).

Se trata de una publicación pionera en la literatura infantil moderna que allanó el camino para muchos otros libros dedicados a los más pequeños.

Y es que la clave del éxito de El pequeño Nicolás parece haber sido la utilización de la forma en que reflexionan y se expresan los niños. Una narración en primera persona que refleja cabalmente la mentalidad infantil.

Más que un solo libro, El pequeño Nicolás fue una serie de cinco libros publicados en los años 60, con historias que habían sido publicadas previamente en la década de los 50.

Pero una vez relanzada en 2004 con otras historias, la serie de Le petit Nicolas ha vuelto a convertirse en un notable éxito editorial al vender solamente en Francia un millón de ejemplares hasta la fecha.

El pequeño Nicolás ha sido traducido a más de veinte idiomas e igualmente ha sido útil para que los docentes de todo el mundo aproximen la lengua francesa a sus estudiantes.

Si no sabías nada acerca de esta serie de obras infantiles o si quieres conocer más detalles sobre ella, te invitamos a leer este artículo.

El nacimiento de Nicolás

Firmado por el escritor y guionista de historietas francés René Goscinny, el mismo creador de personajes como Astérix, El pequeño Nicolás es el título del primero de una serie de libros infantiles.

Se trata de una recopilación de historias cortas publicadas entre 1956 y 1964, primero en la revista belga Le Moustique, y, más adelante, en las revistas Sud-Ouest Dimanche y Pilote.

Nicolás, un niño muy travieso de unos ocho años y de una familia francesa de clase media, es el protagonista y narrador de los cuentos.

Precisamente esa narración desde el punto de vista de Nicolás, que ha sido gran parte de del triunfo de la serie de publicaciones, constituye una reproducción cariñosa de la forma en que actúan y hablan los niños.

Para consternación de sus padres y profesores, Nicolás y sus amigos se meten en gran cantidad de problemas debido a su natural curiosidad.

Con esta serie de cuentos René Goscinny (quien falleció en 1977), se convirtió en uno de los mitos de la literatura francesa y europea para niños.

A través de las anécdotas del elocuente Nicolás, el lector va conociendo poco a poco también a sus amigos Godofredo, Agnán,  Alcestes, Clotario, Majencio y otros con quienes forma una simpática pandilla.

Triunfal retorno

Los cinco libros originales ya había sido publicados a principios de la década de los años 60 y eran un referente mundial de literatura infantil cuando en 2004 la hija de Goscinny se reunió con el ilustrador Jean-Jacques Sempé para publicar más historias de El pequeño Nicolás.

Eran relatos que habían aparecido en revistas pero no habían sido incluidos en ninguno de los libros.

El artista produjo memorables ilustraciones para varios nuevos volúmenes, el primero de ellos llamado Historias inéditas del pequeño Nicolás, con ochenta historias.

Un segundo volumen con 45 historias se publicó en el año 2006, mientras que en países como España, el primer libro fue dividido en 3 libros llamados El pequeño Nicolás.

Para 2009 fue editado en Francia El globo y otras historias inéditas, con diez relatos adicionales.

Un universo inolvidable

La gran calidad que presenta cada capítulo tiene el valor agregado de las ilustraciones de Sempé, que muestra con sus expresivos trazados el sencillo mundo de Nicolás y refuerza notablemente el resultado final.

Ese mundo de la lógica infantil, lleno de inocencia y también temores y caprichos amolda un universo inolvidable donde Nicolás a veces recibe lecciones de vida y otras veces sencillamente la pasa muy bien.

Nicolás no es precisamente un buen estudiante y además no siempre obedece a sus padres, situaciones que los relatos de Goscinny nos ofrecen con mucha ironía y desde la sencillez del pensamiento infantil.

De acuerdo son los estudiosos de la literatura para niños y jóvenes, uno de los detalles que hace célebre a El pequeño Nicolás es que se refiere a hechos totalmente cotidianos en la vida de un niño en la escuela.

De modo que se trata de aventuras tan simples y, al mismo tiempo tan bonitas como “Hoy viene el fotógrafo a la escuela”, “Hoy jugamos un partido de fútbol” y “Hoy jugamos a los vaqueros”, entre muchos otros.

Lo sobresaliente es que Nicolás se siente un ser extraordinario con estas todas vivencias, y René Goscinny y  Jean-Jacques Sempé logran de manera brillante que los lectores también lo vean fascinante.

Por eso los éxitos de este niño que nunca crece han continuado más de 50 años después de su nacimiento. Exposiciones en su honor, reediciones de los libros y hasta una película, Le Petit Nicolas, de Laurent Tirart, lo comprueban.

Todo esto convierte a El pequeño Nicolás en un imprescindible clásico de la literatura infantil y juvenil que brinda diversión a los niños de la casa y distintas añoranzas a los mayores.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *