3 cuentos cortos clásicos que deberías leer antes de dormir

El patito feo, 1 de los 3 cuentos para dormir

Una de las cosas mas hermosas que tenemos los amantes de la lectura pero también aquellos niños que comienzan a descubrir el mundo, y lo mismo nos ha sucedido a nosotros desde pequeños, era justamente un momento especial cuando uno de nuestros padres nos comenzaban a contar un cuento o una leyenda y allí estupefactos nos quedábamos mientras escuchábamos y prestábamos atención a estas lindas historias.

Vamos a ver ahora algunas de estos cuentos cortos clásicos que podemos tener siempre “a mano” para así poder contar a nuestros hijos o sobrinos en cualquier momento.

El patito feo

Doña Pata estaba ansiosa por ver sus polluelos nacer. Su nido relucía con los huevos ya listos para comenzar a romperse y de allí ver sus hijos comenzar a andar. Las vecinas la acompañaban ansiosa, sabiendo que era una pata de siempre tener hermosos pequeños.

Poco a poco cada uno de los huevos empezó a romperse y salieron los bellos patitos. No obstante, el mas grande no se abría y parecía inmóvil. Cuando todos lo miraban con desconcierto, el huevo empezó a romperse y salió un patito muy diferente, y feo y torpe a comparación con sus hermanos. Las otras patas comentaban y se reían, mientras que doña Pata trataba de ocultarlo y dejarlo de lado.

El pequeño patito se sentía despreciado y sus hermanos se burlaban de él, porque era feo y encima no era tan hábil como ellos.

Por lo tanto, decidió partir de allí y buscar un nuevo rumbo, donde allá buenos amigos que lo quieran de verdad a pesar de que su aspecto no era el mejor. Antes que llegue el amanecer el patito decidió partir antes que se de cuenta el granjero.

En el camino vio que cerca había otra granja, donde una abuela lo encontró y recogió, y allí él pensó que podía ser feliz. Pero no tardó en darse cuenta que en realidad lo estaban engordando para comerlo pronto, así que tuvo que partir rápido.

Allí salió y anduvo mucho, tanto que se cansaba de caminar y caminar. Pero llegó el invierno y aún no había encontrado un lugar, y tuvo que correr en la nieve para que los cazadores no lo atrapen.

Luego de aquel duro tiempo, la primavera asomó a la zona del lago, donde se encontró con un grupo de cisnes hermosos, refinados y de un maravilloso andar. Él solo los observaba desde la orilla , tomo coraje y finalmente preguntó si podía bañarse con ellos.

Los cisnes tan simpáticos y agradables le dijeron: – “por supuesto, que sí, si eres uno de los nuestros.”

El patito quedó asombrado, y desconcertado, hasta pensó que era una broma. Sin embargo, se animó y volvió a preguntar: ¿pero de verdad puedo ir con ustedes? Porque soy torpe y feo.

Ellos contestaron: “Pues mírate en el reflejo del agua y veras que eres como nosotros”.

Aquel momento que el patito quedó atónito al ver su reflejo y así comprendió que nunca fue un pato sino un majestuoso cisne.

Caperucita roja

Había una vez una dulce niña que vivía con su madre en una pequeña casa al borde de un gran bosque. Esta pequeña niña se llamaba Caperucita Roja porque siempre llevaba una capa con una capucha roja que le gustaba mucho.
Caperucita Roja tenía una abuela, a la que amaba mucho, que vivía en una pequeña casa al otro lado del bosque. Un día, su abuela enfermó y la madre de Caperucita le dijo al niño: “Aquí hay un trozo de pan y una botella de vino, llévalos a la abuela, ¡se pondrá feliz! Pero, por favor, no te salgas del camino, ten cuidado y no hables con nadie”.

La niña le prometió a su madre que no se detendría por ningún motivo y se dirigió a la pequeña carretera que atravesaba el bosque. Después de unos minutos, sin embargo, se detuvo y comenzó a jugar, distraída por los animales.

En el bosque, también había un lobo … que vio a la niña y comenzó a conversar con ella de manera amable. Caperucita Roja no sabía que era una bestia mala y respondió educadamente y sin miedo.
“¿A dónde vas tan temprano, querida niña?”, Preguntó el lobo. “A la casa de mi abuela, para traerle vino y pan porque ella es vieja y débil, ¡así estará más fuerte!” Respondió la niña. – “¿Dónde vive la abuela?” – “En el bosque, más adelante, debajo de los tres robles”, le dijo la niña.

El lobo, inteligente, le aconsejó a la niña que hiciera otra cosa, en realidad, le llevaría más tiempo, para poder llegar a la casa de la abuela antes que ella.
Caperucita Roja le dio las gracias y se alejó por la otra carretera, la recomendada por el lobo.

El lobo corrió a la casa de su abuela y llamó a la puerta. “¿Quién es?”, Preguntó la abuela. “Soy Caperucita Roja, querida abuela, te traigo pan y vino”, respondió el lobo imitando la voz de la niña. ¡Él entró a la casa y se comió a su abuela de un mordisco! Luego se puso la ropa de su abuela, incluyendo una gorra y gafas, y se acostó en la cama.
Caperucita Roja llegó unos minutos más tarde, entró a la casa y vio lo que ella creía que era su abuela.
“Abuela, ¡qué ojos tan grandes tienes!” Y el lobo respondió. “Es para verte mejor, mi nieta”.
“¡Y qué orejas tan grandes tienes!”
“Es para escucharte mejor, mi niña”
“Pero querida abuelita, ¡qué boca grande tienes!’
‘”Es mejor comer que !!!” y el lobo saltó de la cama y la comió de un bocado.
Afortunadamente, un cazador estaba pasando y escuchó los gritos de Caperucita Roja. Corrió a la cabaña, entró y vio al lobo con un vientre hinchado que dormía profundamente. El cazador tomó un cuchillo y le cortó el vientre al lobo.

La abuela y Caperucita Roja salieron de su vientre, asustadas pero vivas. “¡Qué miedo tuve, estaba tan oscuro en el vientre del lobo!” Dijo la chica. La abuela y la nieta hicieron grandes fiestas al valiente cazador y Caperucita pensó: “Nunca, nunca más, me detendré en el bosque después de haberle prometido a mi madre no hacerlo. Ella tenía razón “.

Cenicienta

Había una vez una hermosa y hermosa niña, la hija de un caballero muy rico. Un día, mamá murió y el caballero se volvió a casar con una mujer que tenía dos hijas. Después de un tiempo, incluso el padre de la niña murió y ella se quedó sola con su malvada madrastra y las dos hermanastras, Genoveva y Anastasia, que resultaron ser malas y envidiosas.

La madrastra decidió que, a partir de ese día, la niña tendría que realizar solo las tareas más humildes y agotadoras. Las hermanas malas tomaron todas sus hermosas ropas y le dieron un viejo vestido gris para usar. Por esta razón, todos la llamaban Cenicienta.
Por la noche, Cenicienta tenía que dormir sobre un colchón de paja cerca de la chimenea y las cenizas y, por la mañana, se levantaba al amanecer, encendía el fuego, traía el agua, limpiaba, cocinaba, lavaba … mientras sus hermanastras no hacían nada. 

Su única compañía eran ratones y pájaros que la mantenían feliz. A pesar de esto, Cenicienta siempre fue amable y sonriente.
Un buen día, llegó una invitación del Rey, invitando a todas las muchachas del reino a un baile en honor a su hijo el Príncipe. Las medio hermanas, muy entusiasmadas con la idea de conocer al príncipe, llamaron a Cenicienta para ayudarla a prepararse y su madrastra, que no podía negar la invitación de Cenicienta, le dijo: “Solo puedes ir cuando termines todas las tareas domésticas”.

La niña trabajó todo el día mientras las hermanas malvadas se burlaban de ella porque nunca tendría un vestido para usar en el baile. Y Cenicienta estaba llorando en silencio … No sabía que sus amiguitas cosían un maravilloso vestido de baile.
Cuando la vieron llegar tan bella y bien vestida, Genoveva y Anastasia se lanzaron sobre la pobre chica y le quitaron el vestido. Pero … con un “Bibidi, bobidi, bu!” Apareció su hada madrina que con un golpe de varita mágica transformó el vestido desgarrado en el vestido más hermoso que jamás hayas visto y una calabaza del jardín en un suntuoso carruaje. Pero había una condición: “Tenga cuidado Cenicienta, toda esta magia terminará a la medianoche, debe volver primero, lo recomiendo. Y ahora vete, ¡corre al baile! ”

La entrada de la niña al palacio real dejó asombrados a los presentes, tan grande era la belleza de esta hermosa desconocida. Los violinistas dejaron de tocar y el príncipe la conoció de inmediato, mirándola encantada. Los dos jóvenes bailaron toda la noche bajo los ojos envidiosos de todas las chicas presentes hasta que Cenicienta vio un reloj y se dio cuenta de que era casi medianoche. Él reverenció y huyó, perdiendo uno de los zapatos de cristal que llevaba.

El príncipe estaba desesperado y quería absolutamente encontrar a la chica de la que se había enamorado locamente y el rey ordenó que se probara el zapato para todas las muchachas del reino, hasta que se encontrara a la hermosa extraña.

Un Gran Duque, comisionado por el rey, llegó a la casa de Cenicienta y, a pesar de los esfuerzos de las dos hermanastras por demostrar que el zapato era uno de ellos, pronto se dio cuenta de que sus pies eran demasiado grandes para meterse en ese delicado zapato.

Cuando llegó el turno de Cenicienta, su enfurecida madrastra tropezó con la ayudante del Gran Duque y el zapato se rompió. Pero Cenicienta había guardado el segundo zapato y lo sacó: ¡era perfecto para su pequeño pie!
Cenicienta fue llevada inmediatamente al castillo, donde se celebró la boda entre ella y el príncipe, que vivió feliz para siempre.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *